En el siglo XVII, con la reducción de las maquinarias, se logró el gran avance p convertirlos en objetos portátiles. De esta manera, los relojes de bolsillo además de cumplir con su main de medir el tiempo relojes cronógrafo,se convirtieron también en complemento de elegancia.

En 1868 creó el primer reloj de pulsera con la intención de que fuera mayoritariamente un accesorio destacado de joyería. Equiparándolo al presente, hoy en día, a pesar de tener a nuestro alcance modernos dispositivos que nos muestran la hora al instante, seguimos recurriendo al reloj de pulsera para completar nuestro seem y darle un toque distinguido y private. Aunque existe una gran diversidad de modelos de relojes existentes en el mercado, parece haber una clara tendencia en la elección de modelos fabricados en acero inoxidable cuando se pretende aportar a nuestro atuendo un toque de elegancia, sencillez y sofisticación.

Relojes cronógrafo

Pero... Por qué el acero inoxidable? Sin embargo, el acero es corrosible a la acción química o electroquímica, lo que provoca que el oxígeno del aire entre otros factores, lo deteriore con el paso del tiempo oxidando el hierro. Por otro lado, la singularidad del acero es que al combinarlo con otros materiales como el cromo y el níquel, lo convierten en inoxidable, aumentando su resistencia a la corrosión atmosférica.

Aún así, el paso del tiempo hace estragos y puede provocar que este metal pierda el brillo que lo caracteriza. Más en el caso de los relojes de acero debido al contacto constante con la piel y la sudoración. El problema está en que no siempre sabemos con qué limpiar acero inoxidable y poco a poco se va envejeciendo.

En realidad, no se trata de un proceso complejo ni requiere llevar el reloj a centros de limpieza especializados. A continuación te contamos con qué limpiar reloj de acero inoxidable. Pero antes de comenzar, debes tener presente que de no ser acuático no has de sumergir ni mojar la maquinaria del reloj. Pasos para limpiar reloj de acero inoxidable:

Comenzaremos pasando un paño suave, preferiblemente de microfibras, por la correa del reloj con el fin de quitarle el polvo superficial. A continuación, mojaremos ligeramente el pañito con limpiacristales. ¡Sí, limpiacristales! Es un producto hecho principalmente para higienizar superficies delicadas con acabados pulidos. Aunque también puedes sustituir este líquido por vinagre blanco, que por sus propiedades, desinfecta, abrillanta y pule las superficies delicadas. Lo cual es perfecto para limpiar acero inoxidable.

Relojes de acero

Una vez humedecido el trapo con el líquido, frotaremos con suaves movimientos circulares sobre el acero, comenzando por la correa, seguido de los bordes y el cristal del reloj. Llegados a este punto, ya sabemos con qué se limpia acero inoxidable, sin embargo, puede que aún no haya recuperado todo su brillo. Probablemente la suciedad no haya salido de los pequeños resquicios de la correa. Así que en este punto recurriremos a un cepillo de dientes con cerdas suaves, que mojaremos nuevamente de líquido limpiacristales o vinagre para frotar sobre los pequeños recovecos a los que no pudimos acceder con el paño. Después de esta limpieza... ¿Tu reloj no ha recuperado el brillo esperado? No te desesperes. En ocasiones el paso del tiempo hace demasiados estragos provocando el deterioro de nuestro reloj, brotando manchas de la nada y dando lugar a arañazos que lo afean. Pero que no cunda el pánico. ¡No todo está perdido!Síguenos para aprender más sobre relojes.

Si después de todo este proceso tu reloj aún no ha recuperado el brillo deseado, o si a causa de un largo descuido por años estaba verdaderamente deteriorado con suciedad incrustada, nos queda una última solución infalible: ¡El bicarbonato de sodio!

Tendremos que calentar un poco de agua y en ella agregar bicarbonato de sodio poco a poco, removiéndolo hasta que se forme una pasta. Con un paño suave de microfibras o incluso con un algodón, untaremos un poco de la mezcla realizada y lo frotaremos sobre el acero inoxidable de nuestro reloj, siempre sin ejercer presión, con movimientos circulares de manera delicada. Y haremos lo mismo usando el cepillo de dientes para los recovecos donde se esconde la suciedad. Tendrás que repetir este proceso hasta que el reloj quede bien limpio y el acero recupere su esplendor.

El mejor reloj de acero

Es basic aclarar con un paño húmedo el reloj para quitar los restos de bicarbonato tras cada aplicación, ya que podría resultar corrosivo en caso de dejarlo actuar durante mucho tiempo. Por eso se recomienda usar esta técnica únicamente en los casos en que el acero inoxidable se vea muy deteriorado. Y esto sería todo. Tras estos sencillos trucos de limpieza, tu reloj lucirá como nuevo y será el complemento ideal que te aporte brillo a la luz que desprendan tus pasos en el tiempo. Si eres un apasionado de los relojes no dudes en pasarte por nuestra categoría de relojes, encontrarlas las marcas más conocidas del mercado con unos descuentos de escándalo.